Opuestos

 08 - 12 - 21 


Hace unos días terminé una reseña sobre Crowds and Party de Jodi Dean. Lo que más me interesó del trabajo fue la intensidad y entusiasmo con que la autora defendía a contramano de la época las virtudes del partido (comunista, de izquierda). Traduje para el artículo unas líneas poderosas, convincentes: …la disciplina [en el partido] involucra la construcción de solidaridad, el refuerzo del sentido de lo colectivo y el sostenimiento del coraje frente a los esfuerzos del capitalismo de aislarnos en el miedo y el egoísmo. Además (…) es un vínculo social que interrumpe el orden simbólico e imaginario de la burguesía y se propone insertar ideales igualitarios y perspectivas de intereses colectivos (págs. 201 y 202). No mucho después de culminar con la crónica me dispuse a leer las últimas páginas de My father’s Keeper (2001) de Stephan y Norbert Lebert (padre e hijo) en el que Norbert revisitó 40 años después las entrevistas que Stephan hizo a los vástagos de varios nazis prominentes. El puñado de entrevistados, cuando los vio Norbert cerca del año 2000, ya eran mujeres y hombres mayores, no muy distintos en las formas de pensar que cuando tenían la vida por delante; cada uno siguió su derrotero particular sin mucha interacción entre ellos. Un dato, sin embargo, me dejó inquieto. Klauss Von Schirach, el hijo del líder de las juventudes hitlerianas – Baldur Von Schirach – le confesó con cierta altanería a Norbert Lebert que estaba contento de haber tenido sus tempranas experiencias con el nacionalsocialismo: no fueron solo los crímenes (…) al principio hubo cosas enteramente diferentes en juego, el sentido del deber, la solidaridad y el rechazo al individualismo. Eso era lo importante (págs. 241 y 242). Un abismo, no me quedan dudas, separó siempre los valores y objetivos del partido de izquierda de los del partido nazi. Pero no deja de ser perturbador lo que se solapa.

HD

Comentarios

Entradas populares de este blog

J.G. Maestro no quiere tanto a Julio

Libertad

Reivindicación de Sancho Panza

Alfredo Saavedra

A vuelo de pájaro