Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Tangentes

Libertad

Imagen
Libertad Restaurante Goya. Nuestra mesa da a unos ventanales que revelan un mediodía gris, medio lluvioso, los plátanos mustios de Avenida de Mayo. El amplio salón del restaurante tiene un cartel que dice “bar histórico”. Da la impresión de ser, más bien, un bodegón venido a menos. Culmino una milanesa grasienta que el menú llama a la napolitana, con guarnición. Del otro lado del ventanal aparece de repente un transeúnte que se acerca acompañado de una niña de unos ocho años. Se los nota divertidos, intensos, pobres. El hombre se pone serio y me mira. Justo a mí entre tantos. Me muestra un puño que se lleva semicerrado hacia la boca sin tocarla, lo acerca y lo aleja un par de veces. Gesto de que quiere comer. Hambre enojado. Le gesticulo, a mi vez, que qué quiere que le haga. Me raja lo que debe ser un insulto sonoro. Me hace morisquetas. Me quiere pelear. De la mano de la niña risueña se aleja hacia 9 de julio. Ni un minuto después pasa en sentido contrario muy cerca de mi posición, a

Utopía de energúmeno

Imagen
Acompañado por una imagen ingeniosa de Alfredo Sabat, que reproducimos, las que siguen son las primeras líneas de un artículo de Carlos Pagni para La Nación : “ … Javier Milei   anda en busca de la cuadratura del círculo. Aspira a llevar adelante una revolución. La que expuso con su discurso en Davos, donde se presentó como lo que sueña ser:  un reformador social que va detrás de una utopía” . Es aconsejable escaparle al binarismo, pero los liberales pensantes de la derecha además de sus agudezas también tienen cara de piedra. Pretenden vender una “revolución” – que no es sino “involución” – cuyos preceptos replican solo los simples. Quieren endilgar un cariz romántico al plan de un actor que se vale de frustraciones, furias y miedos colectivos para construir su personaje público. La utopía es inalcanzable, entre otros motivos, por su exceso de virtud. Apuntar hacia la utopía forma parte de lo que se reclama como incorruptible en el pensamiento y acciones de la humanidad, pese a su car

Equeco

Imagen
  La curiosidad por un pensamiento inteligente de derecha, las más de las veces, mata. El fin de semana se nos ocurrió darle curso a alguien de quien creíamos una persona no muy bien dotada en el plano intelectual pero con algunas agudezas: Durán Barba, el Equeco según el bromista del Turco Asís. En su artículo “ El caos, Zaffaroni y la red ” pretendimos que se nos revelasen mentises perspicaces al vapuleado progresismo pero en vez de eso hallamos un racimo de declaraciones enfáticas aunque sin referencias autorizadas u otra clase. Embates empaquetados en lustrosas datas y cargados de prejuicios, típicos de chingaqueditos. *** Había logrado despertar nuestra curiosidad el artículo con lo de la “ carne impresa ”, producto de avances científicos que nos permitirían vencer, entre otros, la contaminación planetaria…si se desregularan las trabas burocráticas que han aquejado siempre a la mayoría de los países tercermundistas y latinoamericanos. Gobernantes como el nuevo presidente argen

Pedaleos en el aire

Imagen
  Otro artículo de El Dipló de septiembre , en este caso de Ariel Wilkis, intenta descifrar la razón del gran número de votos que obtuvo en las PASO el gran pelucón autoritario, a quien ya no quisiéramos nombrar nunca más, pero obvio, lo nombramos. Estos loables esfuerzos periodísticos logran que las mentes más lúcidas, afligidas frente a la posibilidad de una administración ultraderechista continúen con un extendido pedaleo en falso en busca y rebusca de cómo es que pasó esto. Aunque de improbable éxito como estrategia, las respuestas emocionales – primarias y catárticas – solo se divisan en las bases del campo popular. Ningún cuadro injuria o devuelve las descalificaciones en público. Las mentes claras desaconsejan devolverle en especie al pelucón sus frecuentes agravios. Tratan de entender, lo cual es meritorio, pero no parecen conducir a revertir resultados y si es posible que la respuesta emocional acabe igual, al menos se sentirá el alivio de una humilde expectoración o flatulenc

Sinceridades y cascotes

Imagen
  José Natanson ha sido uno de los críticos más sagaces para explicar el macrismo , antes y después de la victoria electoral en 2015. La militancia peronista quedó grogui, no atinaba y tardó bastante en recuperarse. Con las cosas que pasan, el director de El Dipló ensaya en su prestigioso medio una síntesis sobre el devenir fallido del gobierno de Macri: “ no fracasó por la radicalidad de sus reformas ni por el rechazo social que generaron (…) fue porque no logró controlar la inflación, bajar la pobreza o mantener a raya el dólar (tres cosas que en realidad son lo mismo) (…) la sociedad no es necesariamente hostil a los programas de ajuste: lo que pide es que la estabilización que prometen se concrete .” La sinceridad gélida de las controvertidas y a la vez atendibles formulaciones en esta cita renueva antipatías nacionales y populares a su autor, por decir lo mínimo. Irrita que desconsidere el peso de la resistencia del pueblo y también que piense que las reformas que intentaron los

Espantajos e iracundos

Imagen
Son 11.138.818 de votos que no merecen el flaco perdón de Dios. Milei y Bullrich – engendro neoliberal de dos cabezas – no sienten empatía por nadie. Insultan a vulnerables, débiles y hambrientos; los culpan de los desastres que causan las corporaciones que Milei y Bullrich aspiran a representar. Invocan violencia en sus discursos, promueven la impiedad hacia los necesitados; saludan el egoísmo, la vindicta, la exclusión, la represión ilegal y la quita de conquistas logradas en arduas jornadas de lucha. Proponen engullirse instituciones y bienes nacionales que apenas sobreviven y funcionan pese a las intentonas corporativas de arrebatarlos. En síntesis, bregan por objetivos derechistas que rondan el mal absoluto . Por ello reciben el aplauso policlasista de más de once millones de almas. ¿Reflexiones para comprender cómo ha sucedido esto? Ninguna de nuestra parte; esos votantes se pueden ir al infierno junto a los que sufragantes de Trump, Bolsonaro y parecidos. Dejemos que otros inda

Alguito nos tiene que salvar

Imagen
  Dice Mario Wainfeld en su columna del domingo 2 de abril que los adversarios de Macri subestiman sus aptitudes políticas. Eso conduce a que no lo vean venir y los madrugue. Su renuncia a la candidatura presidencial, sin embargo, acomodó el tablero de su coalición. No es jugada maestra, pero sí jugada eficaz que pone en cuestión la pobre opinión que tienen de él sus más brillantes críticos y rivales; los obliga a replicar con algo que emparde porque, según el periodista de Página 12 , el descontracturado Macri, al abandonar la escena electoral, sacó al Frente de Todos un candidato al que era posible derrotar. No más. Si del lado nuestro se sigue con la inercia actual, si no se responde, estaremos en el horno para octubre. No me imagino qué conejo podrá salir de la galera del campo popular, pero confío en la imaginación de los compañeros, de la compañera, y que alguito nos va a terminar salvando, si Dios y nuestro querido y sufriente pueblo así lo desean . ALS albertoluissacco @gu

Alfredo Saavedra

Imagen
  Me acabo de enterar del fallecimiento de mi amigo el poeta, narrador y periodista guatemalteco Alfredo Saavedra. Nos conocimos en unas clases de inglés para extranjeros que ofrecía la escuela pública Kent situada en Dufferin y Bloor, en el oeste de Toronto. Hoy mismo la están demoliendo en favor de unos condenados, caros y seguramente diminutos departamentos que vuelven irreconocible la ciudad que nos acogió en los primeros años de la década del ochenta. Con Alfredo, no alcanzamos a terminar el primer día del curso que ya empezamos a planificar un sueño en común: fundar un periódico en español. Él tenía una trayectoria considerable en diarios de su país, mucho más nutrida que la mía desarrollada apenas entre Argentina y Bolivia. Así se engendró Jornada , un mensuario más que aceptable para un medio de habla inglesa como Toronto. Creo no equivocarme si afirmo que fue uno de los más cultos hasta entonces; duró una década, más que nada gracias al perseverante aporte de otro querido y re

Mundial

Imagen
  Ya está. Grité los goles como cuando pibe, como un energúmeno. Me angustié cuando los contrarios se venían al humo; siete veces me libré del infarto. Nos abrazamos con familia y amigos, celebramos hasta la noche por las inmediaciones de St. Clair West aquí en Toronto. Ya está. Ahora jugadores queden en paz, y déjenme en paz. Lo que hagan con sus vidas y millones me importa un pepino; lo que decidan y digan o digan que dicen, mayormente, no me interesa. Ya está. Vuelvo a lo mío que lo tenía abandonado. Cada uno a lo suyo y Dios con todos. HD hugodemarinis@guardaconellibro.com