Equeco


 La curiosidad por un pensamiento inteligente de derecha, las más de las veces, mata. El fin de semana se nos ocurrió darle curso a alguien de quien creíamos una persona no muy bien dotada en el plano intelectual pero con algunas agudezas: Durán Barba, el Equeco según el bromista del Turco Asís. En su artículo “El caos, Zaffaroni y la red” pretendimos que se nos revelasen mentises perspicaces al vapuleado progresismo pero en vez de eso hallamos un racimo de declaraciones enfáticas aunque sin referencias autorizadas u otra clase. Embates empaquetados en lustrosas datas y cargados de prejuicios, típicos de chingaqueditos.

***

Había logrado despertar nuestra curiosidad el artículo con lo de la “carne impresa”, producto de avances científicos que nos permitirían vencer, entre otros, la contaminación planetaria…si se desregularan las trabas burocráticas que han aquejado siempre a la mayoría de los países tercermundistas y latinoamericanos. Gobernantes como el nuevo presidente argentino se encontrarían entre los adalides para combatir tales obstáculos si los atendiera como se debería en lugar de gastar tanta saliva anticomunista ¡Menudo hallazgo recordarle al che Peluca compadre que hoy por hoy el comunismo no representa peligro alguno!

***

Declara asimismo, lo más pancho, que Raúl Zaffaroni es responsable de lo que sucede en Ecuador porque cuando estaba Correa se implementaban sus teorías garantistas. El sumario del Equeco agrede a propósito la inteligencia y prueba que en el presente mucho de lo que engolado se enuncia o con displicencia se escribe, tiene valor de papel de cuete. El quilombo narco-inducido reinante en el lugar natal de Durán Barba no pasaba cuando Correa gobernaba (2007 – 2017) si no ahorita, es decir, tres sucesivos gobiernos neoliberales mediante.

***

No se vaya a maliciar que no recomendamos la lectura oportuna, suficiente y adrede zafia de este humorístico individuo. Muy por el contrario. Se aprecian en su estilo didáctico paradojas simples e hipérboles austeras que a más de uno le arrancarán mohínes risueños, aunque advertimos que es más imprudente que divertido mofarse de otro, por más fantoche que parezca.

HD (hugodemarinis@guardaconellibro.com)  

ALS (albertoluissacco@guardaconellibro.com)

https://www.guardaconellibro.ca/

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ortografía en redes

Elogio de la escritura amorosa

Archivo mínimo hallado en Word en una computadora vieja a punto de descartarse (I)

Alfredo Saavedra