Alfredo Saavedra

 

Me acabo de enterar del fallecimiento de mi amigo el poeta, narrador y periodista guatemalteco Alfredo Saavedra. Nos conocimos en unas clases de inglés para extranjeros que ofrecía la escuela pública Kent situada en Dufferin y Bloor, en el oeste de Toronto. Hoy mismo la están demoliendo en favor de unos condenados, caros y seguramente diminutos departamentos que vuelven irreconocible la ciudad que nos acogió en los primeros años de la década del ochenta. Con Alfredo, no alcanzamos a terminar el primer día del curso que ya empezamos a planificar un sueño en común: fundar un periódico en español. Él tenía una trayectoria considerable en diarios de su país, mucho más nutrida que la mía desarrollada apenas entre Argentina y Bolivia. Así se engendró Jornada, un mensuario más que aceptable para un medio de habla inglesa como Toronto. Creo no equivocarme si afirmo que fue uno de los más cultos hasta entonces; duró una década, más que nada gracias al perseverante aporte de otro querido y recordado amigo, el infatigable Miguel Ruiz, también fallecido; Miguel fue el diputado chileno más joven del gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende. Aparte del oficio periodístico, congeniamos en el tema libros. Alfredo tenía publicados poemarios y colecciones de cuentos y yo tenía en mi currículum haber administrado un par de librerías en Costa Rica. Por este camino bibliográfico pensamos con candor que podríamos sostener Jornada con la venta de libros y entonces fundamos una librería ambulante con el ostentoso nombre registrado de Macondo Books. El emprendimiento bibliófilo duró poco y solo nos quedaron libros que nunca vendimos. Más importante, conservamos una amistad que como sostiene Borges no necesitó de frecuencias. Luego, las mañas de la vida nos fueron separando; entre otros acontecimientos él se mudó fuera de Toronto y yo conseguí trabajos en otras provincias. De todos modos mantuvimos el contacto y un tiempo después, cuando se anotició que yo dirigía el periódico digital La Quinta Pata se sumó con notas de opinión, internacionales y traducciones. Sus artículos se publicaron hasta 2020 y se pueden consultar en este enlace: http://la5tapata.net/?s=Alfredo+Saavedra. Las desventuras literarias y periodísticas que compartimos no fueron obstáculo para que Alfredo desarrollara una producción intelectual abundante y rica.

Además de sus artículos periodísticos para La Nación y Prensa Libre (https://www.prensalibre.com/?s=alfredo+saavedra) de Guatemala fue autor de múltiples libros de poesía, ficción y ensayos. Entre sus colecciones de poemas se destacan Declaración jurada, Recursos de evasión, Propoemas y Memoria de amor. Fue coeditor de la antología de poesía guatemalteca traducida al inglés con el título Éxodus. En narrativa sobresalen las colecciones de cuentos Historia de iniquidades (1977) y Generalidades y otras maldades (2003). Asimismo publicó la novela Miércoles de pasión (2007) y el ensayo El color de la sangre. 40 años de represión y resistencia en Guatemala. Parte de su trabajo permanece inédito.

Alfredo querido, vivirás mientras te recordemos y en tus obras siempre.

HD

hugodemarinis@guardaconellibro.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

J.G. Maestro no quiere tanto a Julio

Libertad

Reivindicación de Sancho Panza

A vuelo de pájaro