Espantajos, al infierno (II)


Por mi nota previa, un amigo de la adolescencia me preguntó embroncado sobre si yo quería que siguiera en el país todo como está. Se refería a los desastres que le endilgan al gobierno, con justicia en casi la totalidad de los reproches. Por supuesto que no deseo que la situación siga así. Pero sé que con Milei o Bullrich el país corre el riesgo de hundirse en una noche larga y no tengo dudas que los argentinos la pasarán aún peor con cualquiera de esos dos espantajos. Que los furiosos que los votaron no lo vean me parece infantil; inmoral que prefieran el posible retorno de la dictadura o de su retoño el menemismo. Por eso, sin pedir perdón a nadie vuelvo a decir con un poco más de calma que quienes votaron a Milei y Bullrich se parecen a ellos y ratifico lo que expresé antes. Vayan tranquilos nomás que no los voy a extrañar. Ya no digo más sobre esto y seguro que mis compañeros los populáricos me retrucarán que ni falta que hace.

HD

hugodemarinis@guardaconellibro.com

Guarda con el Libro

Comentarios

Entradas populares de este blog

Equeco

Archivo mínimo hallado en Word en una computadora vieja a punto de descartarse (I)

La ortografía en redes

Elogio de la escritura amorosa

Alfredo Saavedra