El oficio del novelista y las estandarizaciones


Cuando hablamos de estandarización de una propuesta literaria como hicimos en un posteo anterior – acerca de Cercas, Anatomía de un instante, etc. – nos referimos a premisas de la enunciación presentadas a manera de paradojas simples, tales como las de las preguntas siguientes:

“¿Quién hubiera podido prever que el cambio de la dictadura a la democracia en España no lo urdirían los partidos democráticos, sino los falangistas y los comunistas, enemigos irreconciliables de la democracia y enemigos irreconciliables entre sí durante tres años de guerra y cuarenta de posguerra? ¿Quién hubiera pronosticado que el secretario general del partido comunista en el exilio se erigiría en el aliado político más fiel del último secretario general del Movimiento, el partido único fascista? ¿Quién hubiera podido imaginar que Santiago Carrillo acabaría convertido en un valedor sin condiciones de Adolfo Suárez y en uno de sus últimos amigos y confidentes? ...” (pág. 184)

La narración “estandariza” o “mundializa” en la ficción la noción de que la democracia equivale a como se la entiende en el mundo occidental opulento sin interferencia de otras corrientes del pensamiento. En el mundo virtual destaca la ilusión consensuada de la ventaja del sistema democrático (sin calificativos) y la toxicidad potencial – y simétrica a la fuerza – de propuestas alternativas sin mayores explicaciones que no sean abandonos de convicciones arraigadas y sostenidas por esas propuestas a lo largo de larguísimos años. Termina coronado sin aspavientos un centro posmoderno, hegemónico que progresa en el imaginario civilizatorio globalizado de las culturas actuales y repercute – no puede ser de otro modo – en creaciones de autores que venden sus obras a rolete a lo ancho de acreditadas metrópolis (del lado de acá). Las paradójicas preguntas de Cercas en la monumental Anatomía de un instante no dejan de ser simpáticas, originales, inteligentes, sencillas y no por eso menos esmeradas. Exitosa ficción, como las últimas novelas – va de suyo, best sellers – del Nobel Mario Vargas Llosa o las del eficaz Fernando Aramburu. Nada de malo con esto; ya lo reconocimos. Entretienen a rabiar y ayudan a matar el tiempo.

ALS

albertoluissacco@guardaconellibro.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

J.G. Maestro no quiere tanto a Julio

Libertad

Reivindicación de Sancho Panza

Alfredo Saavedra

A vuelo de pájaro